Pilates

Método Pilates

El método Pilates se centra en el trabajo global del cuerpo, de tal manera que  se consigue un excelente trabajo de compensación y equilibrio muscular, así como múltiples beneficios que repercuten en una mejora rápida de nuestro  estado físico y mental. Pilates se basa en el control del movimiento, se trabaja  con una respiración específica (diafragmática) y sus ejercicios se orientan al  desarrollo de la fuerza, la flexibilidad y la alineación postural correcta. 

Entre los numerosos beneficios del método Pilates hay que destacar  especialmente la disminución, e incluso desaparición, de los dolores de espalda, que pueden producirse por diferentes patologías como protusiones, hernias  discales, escoliosis y otras alteraciones de la morfología de la columna. Dicha  mejora se debe a tres de los efectos más importantes que se consiguen con el  método pilates: 

La reeducación de la postura. Los ejercicios y la forma de realizarlos  consiguen redefinir la postura corporal para devolverla a su estado  correcto, el más beneficioso para nuestra salud. 

El fortalecimiento de toda la musculatura, especialmente los músculos  que forman parte del “CORE”, sobre todo abdomen y suelo pélvico. Es la  base de pilates, poner toda la atención en activar los músculos del centro  de nuestro cuerpo, que sostienen nuestra columna, para fortalecerlos y  así mejorar la postura y aliviar los dolores de espalda. 

La mejora de la flexibilidad. Por un lado, los ejercicios de pilates  potencian el estiramiento de los músculos que están más acortados, lo  que consigue evitar determinados dolores provocados por dicho  acortamiento, además de prevenir lesiones. Asimismo, se realiza un  trabajo conjunto de movilidad articular, fundamental para prevenir  problemas de rigidez en articulaciones como hombro y cadera, que poseen rangos muy amplios de movimiento. 

Por último, hay que destacar que para una correcta realización de los ejercicios  es clave la respiración. Aprender a respirar bien durante las sesiones de Pilates  nos ayudará a relajarnos y a concentrarnos totalmente en la conexión con  todas las partes del cuerpo.

Pilates Reformer

Todos estos fundamentos se aplican también a la modalidad de Pilates  Reformer, una máquina con un sistema de resortes de diferentes intensidades,  que permite grandes posibilidades de trabajo, especialmente el Reformer con  medio trapecio o con torre, que es la unión de dos máquinas, el Cadillac y el  Reformer. Esta máquina supone un gran valor añadido en la mejora de nuestro  estado físico y muy especialmente desde el punto de vista terapéutico. Estas  son las principales ventajas del trabajo en Reformer: 

Pilates Reformer y Pilates Suelo

Posibilidad de trabajar con grupos especiales de población que, bien por  edad (personas mayores) o por circunstancias físicas (patologías crónicas,  postoperatorios, etc.), no tienen posibilidad de trabajar en suelo. 

Seguridad en la ejecución de los ejercicios. La estructura y accesorios del Reformer permite un mayor control postural, es decir, que facilita el  trabajo a aquellas personas que tienen una baja conciencia corporal, y  también a todas aquellas personas con limitaciones físicas. 

Grandísima variabilidad de ejercicios para todos los grupos musculares  gracias a todos los accesorios de la máquina, lo que permite también una  gran capacidad de adaptación e individualización del trabajo, así como  la posibilidad de diseñar multitud de clases diferentes que evitan la  monotonía. 

Acceso de deportistas profesionales de diferentes modalidades. El  Reformer supone un gran beneficio en la preparación física de los  deportistas, ya que posibilita una orientación del trabajo muy específica,  con la cual se pueden reproducir muchos de los gestos técnicos de cada  modalidad. Destaca especialmente la gran mejora del equilibrio  dinámico, imprescindible en casi todos los deportes. 

Pilates Infantil

En Huesos en Forma estamos especialmente volcados en el pilates infantil y juvenil, debido a la creciente demanda existente.

Dicha demanda viene provocada por los  hábitos cada vez más sedentarios de nuestros niños y adolescentes, lo que provoca  alteraciones en su desarrollo óseo y muscular. Y sobre todo el objetivo fundamental es reforzar, a través de una metodología apropiada a su edad, el trabajo orientado  a afianzar una correcta postura que perdure en el tiempo, de cara a su vida como  adultos.